LO ÚLTIMO

Javier del Río: “El lado humano del negocio nunca debería perderse”

25 febrero, 2019

Publicado originalmente en Semana Económica.

El ejecutivo de Hudbay cuenta cómo trabaja para mantenerse actualizado en el rubro y en permanente comunicación con su equipo.

Javier del Río, VP de la Unidad de Negocios para Sudamérica de Hudbay Minerals.

En esta nueva serie Semana Económica conversa con ocho CEO en su camino al trabajo. Se decidió aprovechar el tiempo (a veces muerto) que le toma a un alto ejecutivo trasladarse a su oficina para que nos cuente de su estilo de gerencia y liderazgo. El objetivo es aprender sobre management de quienes lo ejercen en su día a día. A la vez, se optimiza el tiempo de estos ejecutivos, que tienen algunas de las agendas más recargadas.

¿Cómo es un día típico para ti?

En Lima, a las 4:00 am despierto por mi hijo de tres meses, A las 5:00 am estoy en el gimnasio y a las 6:45 am. en la oficina. La primera hora está dedicada a planificación del día, A veces son llamadas de coordinación con la casa matriz de Toronto. También voy seguido a la mina, a seis horas de Cusco.

¿Cómo haces para balancear el manejo de las oficinas de Lima y los viajes?

Creo en el uso efectivo y eficiente de las telecomunicaciones. Tenemos multivideoconferencias para conectarnos con la operación minera, con Lima y con Toronto al mismo tiempo.

¿Cómo te comunicas con tu equipo local?

Sin importar en donde esté, tengo reuniones semanales todos los martes. Mi equipo también viaja. Son ejecutivos y el valor reside en las decisiones que toman, no en la cantidad de tiempo que están sentados en sus escritorios.

¿Cómo logras que tu equipo sea asertivo en su toma de decisiones?

Con objetivos aterrizados y responsabilidades claras. En minería somas más fierros y explosivos. Requerimos integrar la información.

¿Qué tip le darías a quienes estén por tomar esa clase de decisiones?

Diferenciar los riesgos y los beneficias. Si el impacto es negativo, se busca una alternativa. Si es positivo, se busca una ejecución rápida. También hay que conocer tus límites. Por ejemplo, yo no voy a tomar decisiones de US$200 millones. Para eso existe un directorio.

¿Qué decisiones te agrada tomar?

Las relacionadas al apoyo a las comunidades alrededor de la operación minera que cambian el status quo. Operamos en Chumbivilcas, en donde la tasa de desnutrición y mortalidad infantil es altísima.

¿Cuál es actividad diaria que no dejarías de hacer así estuvieras muy ocupado?

Interactuar con la gente no tiene precio. El lado humano del negocio nunca debería perderse. Cuando salí de la UNI, en los noventa, trabajé en minería subterránea por Cerro de Pasco, a 4,500 msnm. Se trabajaban doce horas en el día o en la noche, dependiendo de la semana. Ahí empecé a preguntarles a los mineros sobre sus familias y creamos un vínculo.

Esto es más que un trabajo, somos un grupo humano que trata de hacer las cosas bien. Tenemos nuestros sistemas, nuestros controles y procesos, pero no perdemos la palabra humano.

¿Cómo te mantienes actualizado?

Conferencias, sobre todo conferencias afuera, de tecnología, research development, digitalización. etc. Hay información que puede hacer que el sistema se autorregule.

¿En qué momento piensas en la estrategia de largo plazo?

Cuando salgo a correr. Las ideas a largo plazo no ocurren de la noche a la mañana, pero en ese tiempo se me ocurren algunas ideas.

En tu carrera, ¿cuál ha sido un momento particularmente difícil?

Trabajando en una compañía subterránea, hubo un desplome. Tuve que entrar a rescatar compañeros y atender viudas. Eso te cambia y te hace pensar que pudo haberse evitado. Por eso siempre hay que tener una estrategia.

También te puede Interesar:

Noticias Relacionadas