LO ÚLTIMO

Mujeres, la fuerza para alcanzar una minería con futuro

8 marzo, 2019

En los últimos años el sector minero empleó a 175 mil personas, incluyendo a contratistas especializados, de ese total, solo 12 mil son mujeres, según un reciente estudio realizado por Gerens, Escuela de Postgrado.

Desde hace muchas décadas han predominado los hombres en la industria minera; sin embargo, cada vez más empresas han interiorizado la importancia de fomentar la inclusión y retención de mujeres.  La evidencia de ello son los lemas en publicaciones mineras, alusivas a metas como “20% de mujeres al 2020” en grandes compañías del sector. Además, el empleo de mujeres en minería pasó de 9,767 en el 2010 a 11,610 en el 2016, lo que representa un incremento de 18,8%, según cifras del Ministerio de Energía y Minas.

Actualmente en Hudbay Perú contamos con 95 mujeres trabajando en la Unidad Minera Constancia (Chumbivilcas, Cusco), y en las oficinas de Lima.

Desde Hudbay Perú, valoramos la experiencia que la fuerza femenina viene aportando a nuestro crecimiento y reconocemos que una minería con futuro es aquella que promueve la equidad de género en la construcción de una sociedad mejor y justa.

Conoce a Cecilia Álvarez, Operadora de Pala en Hudbay Perú

Cecilia Álvarez es colaboradora de Hudbay Perú hace cinco años, ella estudió para ser profesora de inicial, pero encontró en el manejo de equipos pesados su verdadera vocación.

Empezó como auxiliar de piso en una minera en Cajamarca. Formó parte del segundo grupo de mujeres que por primera vez ingresaba a mina. “Fue todo un reto, porque sentíamos que los compañeros no nos querían allí. Pero fuimos persistentes y nos quedamos”, cuenta Cecilia.

Luego de un año, ascendió a equipos auxiliares. “La primera maquinaria que operé fue un 824, después, un 5844 y así fui subiendo hasta operar motoniveladora, siempre en constante evaluación”, señala. Optó después por operar equipos de carguío. “Vas a ser la última en producir, me decían mis colegas”, pero Cecilia lejos de amilanarse, demostró que de débil no tenía nada. “El trabajo se convirtió en una competencia diaria, le hice la guerrita a mis compañeros”, comenta. Su declaración de guerra no cesó y fue promovida a pala donde alcanzó la categoría 7. “Producir más que mis compañeros fue la forma de ganarme su respeto”, dice.

Después de 17 años de servicio decidió hacer una pausa, para luego volver a la actividad minera. Su impecable trayectoria profesional le valió para ingresar a Hudbay Perú, donde opera la pala. “Me siento contenta de estar aquí. Mis compañeros me respetan y me tratan muy bien”, finaliza con una gran sonrisa.

También te puede Interesar:

Noticias Relacionadas

PDAC 2019